¿Por qué nos gustan los Vikingos?

¿Por qué nos gustan los Vikingos?

Vikingos los malos buenos

De un tiempo para aquí parece que la temática Vikinga se ha posicionado como una de las preferidas del gran público. Los Vikingos en general gustan y caen bien. No es casualidad que las grandes productoras apuesten por esta temática en sus series. VikingosThe Last Kingdom o Noresmen entre otras. Además están apostando de una forma mucho más ruda, real y violenta de lo que se ha hecho hasta la fecha. Parece que contra más malos, crueles y duros los muestren más nos gustan. Es cierto que Marvel ha contribuido a que nos atraiga tanto este mundo. Thor, Odín,  sus dioses y su creencias han crecido con nosotros más como una  fabula narrada a través de personajes fantásticos que cómo una religión real.

Es por eso que, si nos detenemos un momento a pensar en ello, nos daremos cuenta que cuanto más real se nos presentan ahora  mejor. Sin filtros ni maquillaje. Pillajes, robos, matanzas, torturas, infanticidios, violaciones, leyes violentas e implacables y mucha hidromiel. ¿Por qué nos atrae un castigo que le arranca los pulmones a alguien mientras está vivo? o ¿Por qué idealizamos a un pueblo que vivía a costa de saquear, violar, matar y esclavizar? La presentación parece más enfocada a representar a los malos de la película que a los buenos. Sin embargo, eso precisamente parece ser  lo que les hace buenos. Nos gustan así. Tal cual.

Es evidente que el contexto histórico era diferente . Era una época dura. La guerra, el hambre, la sociedad y las relaciones. Todo era muy diferente. Sin embargo, en un mundo cristianizado ellos eran supuestamente «los malos» y «salvajes».  Pero la clave parece estar precisamente en eso. Poco a poco nos vamos alejando de esa vision Marveliana mágica y buena de los Vikingos y su religión  y cada vez nos acercamos más a la realidad.  Y eso gusta porque los hace más humanos. ¿Os imagináis que cualquier personaje  de Marvel o DC  hubiera tenido seguidores reales ? ……  Batman, Supermán, Capitán América, Hulk y muchos otros.  A pesar de haber surgido en contextos históricos muy claros y convulsos  casi todos los personajes de cómics y superhéroes parecen estar realmente alejados de la realidad y no eran parte de una religión o creencia extendida presente o pasada.  Pero Thor, Odín y su mundo  sí. Formaban parte de una religión, la Vikinga, que fue seguida a rajatabla por las sociedades nórdicas. Es cómo si el hecho de ver tan cerca el nexo de unión entre  su  mundo mágico creado por el cómic y ellos les hiciera especiales. El mismo fenómeno se ha podido ver años atrás con Espartanos, Romanos o Cruzados. La diferencia seguramente pueda estar en la influencia de Marvel y como vemos a esas sociedades. Quizá los que más se acercaron a este fenómeno fueron Los 300 de Frank Miller. Seguramente por razones parecidas. Religión extinguida del mundo antiguo que fue seguida a rajatabla por una sociedad ruda y sin piedad. El cóctel parece el mismo. Esa humanización de ese mundo que parece sacado del cómic parece funcionar  y muy bien.

De momento la fiebre Vikinga sigue. Y nos encanta. Por eso no nos queda más que disfrutarla a través del cómic,  Marvel, Netflix, History Chanel  y las muchas productoras  que están tratando la vida de los pueblos nórdicos a través de sus plataformas. Del mismo modo todo el merchandaising Vikingo que se ha multiplicado en redes por tres a raíz de la aparición de la serie Vikingos. Sin embargo, la preferida de Cosas Muy Frikis es Noresmen. Porque seguramente,  ni eran tan buenos, ni su religión era tan guay y por eso nos encantan. Simplemente eran Vikingos.

Cosas muy Vikingas

Si queréis ver más Cosas Muy Frikis las tenéis aquí